“No puedo, estoy cuidando mis carbohidratos”

Probablemente has escuchado a alguien decir que está “cuidando sus carbohidratos” o “no está comiendo carbohidratos”, pero ¿qué significa eso realmente? Los carbohidratos junto con las proteínas y las grasas, son nutrientes importantes que les da energía a nuestros cuerpos. Los carbohidratos incluyen panes, pastas, cereales, arroz, frijoles, frutas y verduras. Los productos horneados, los jarabes, los refrescos y los dulces también son carbohidratos. 

Eliminando los alimentos procesados ​​y los carbohidratos refinados podría ayudar a alcanzar un peso más saludable, pero nuestro cuerpo necesita algunos carbohidratos para mantenerse saludable. 

Los medios de comunicación han creado mucha confusión en torno a los carbohidratos, pero en realidad es bastante simple. La mayoría de los carbohidratos que comemos vienen en una de dos formas: simple o compleja.

Los carbohidratos simples incluyen dulces, bebidas azucaradas, productos horneados, jarabes, pan blanco y pastas blancas. Estos alimentos se descomponen fácilmente y se guardan como azúcar en el cuerpo. Si comemos demasiados de estos carbohidratos simples, esto podría llevar a un aumento de peso. 

Los carbohidratos complejos incluyen pastas integrales, panes integrales, verduras, lácteos, frijoles, legumbres, nueces, semillas y frutas. Estos alimentos tardan más en descomponerse y darnos energía. A diferencia de los carbohidratos simples, estos carbohidratos saludables contienen fibra y pueden ayudarlo a mantener su peso más fácilmente. La fibra también puede hacer que se sienta lleno por más tiempo y mejorar sus niveles de colesterol y azúcar en la sangre. 

Por lo tanto, la próxima vez que considere “reducir sus carbohidratos”, intente incluir carbohidratos “complejos” como el arroz integral, las pastas integrales, las batatas, los frijoles y la avena en su dieta. 

A continuación le ofrecemos un menú de cena de muestra para obtener carbohidratos complejos en su dieta:

  • 5 onzas de pechuga de pollo a la parrilla,
  • 1 taza de ensalada de espinacas,
  • 1 batata al horno,
  • 1 rollo de pan integral y
  • 1 taza de compota de manzana sin azúcar.

¡Aquí está la alimentación sana y feliz!

  • Logan, empleada de EFNEP.

Fuentes:https://medlineplus.gov/ency/article/002469.htm