Cómo negociar con los quisquillosos

Casi todos los padres conocen la dificultad de un niño que simplemente no come su cena (o almuerzo, o desayuno, o bocadillo…). Los niños quisquillosos pueden ser difíciles de manejar, pero hay muchas maneras de ayudarlos a aprender a probar y a amar comidas nuevas.

Primero, es importante que usted tenga hábitos buenos de comer. Como el adulto en sus vidas, sus hijos lo miran a usted para enseñarles cómo comportarse. Si usted está dispuesto a probar comidas nuevas y si usted come sanamente, ¡sus hijos también probablemente harán lo mismo!

 

No incentive a los quisquillosos por preparar comidas especiales. Planee comidas que incluyen varios grupos alimenticios, y requiera que todos elijan comida de lo que está en la mesa. Esto ayudará a que les gusten comidas nuevas más rápidamente y le ahorrará a usted mucho tiempo y energía.  

 

También es importante que niños ayuden en planear y preparar comidas. Esto no quiere decir que su niño quisquilloso debe planear el menú entero, pero que es bueno darle opciones. Intente dejarle elegir la verdura, grano, o proteína de la comida, y pídale que le ayude a usted en la cocina. Cuando los niños sienten que tienen una voz en lo que comen, es mucho más probable que querrán comerlo. (También es más probable que los niños comerán comida que han cultivado ellos mismos. Las zanahorias, los rábanos, las papas, y los guisantes dulces son verduras simples para cultivar en casa. Mire esta guia de NC State Extension para ayudar en empezar su propio jardín: https://content.ces.ncsu.edu/home-vegetable-gardening-a-quick-reference-guide)

 

Fija horas de comida y bocadillo regulares, y no coma fuera de estos tiempos. Así los niños tendrán más hambre cuando es la hora de comer y es más probable que comerán lo que les sirve.

 

Si no le gusta a su hijo una comida preparada de una manera, tal vez le gustaría la misma comida preparada de otra manera. Intente servir comidas de varias formas. Por ejemplo, sirva verduras crudas, al vapor y al horno, y no olvide cambiar lo que está sirviendo regularmente para que los quisquillosos no se queden atascados en una comida que les gusta. También recuerde de  que puede tomar hasta 10 veces para disfrutar una comida nueva, luego no se desanime si no ve progreso rápido en su niño quisquilloso.  

 

También recuerde que los niños no necesitan la misma cantidad de comida que los adultos, luego enséñeles a comer hasta que se sientan llenos y no hasta que terminen todo lo que les sirve. Enseñándoles a los niños a prestar atención a su nivel de hambre les ayudará a continuar a comer cantidades saludables de comida mientras crecen. 

 

Finalmente, habrán comidas que simplemente no le gustaran a su niño, ¡y esto es aceptable! Siempre y cuando ellos prueben comida nueva, es normal que no les guste todo.

 

Recursos:

https://www.heart.org/en/healthy-living/healthy-eating/eat-smart/nutrition-basics/5-tips-to-deal-with-picky-eaters-both-kids-and-adults

https://health.clevelandclinic.org/5-tips-to-handle-your-picky-eater/

https://content.ces.ncsu.edu/home-vegetable-gardening-a-quick-reference-guide

Foto:

https://pixabay.com/photos/honey-eating-child-kid-background-3335401/


© 2021 North Carolina Cooperative Extension
Expanded Food and Nutrition Education Program (EFNEP)

North Carolina State University
Agricultural and Human Sciences Department

Cooperative Extension at North Carolina Agricultural and Technical State University
College of Agriculture and Environmental Sciences (CAES)